El cafecito: delfines, chistes mongos, cowabonga y más

Por Orlando Vélez | 12 January 2012

Logo diseñado por Josué Oquendo: http://helloagainworld.com/

En las oficinas de Facebook y Twitter actualmente se investiga si es un virus lo que ocurre en Puerto Rico, luego de ver a tantas personas locales que siguen hablando en sus status como si fuera Navidad todavía. Y es que en Puerto Rico aun cuando matan, disparan sin razón, nos roban y nos maltratan, nos encanta ser felices, y si la Navidad es la excusa, pues let it be. Feliz Navidad Puerto Rico. Ahora bajemos los tiros con café.

http://www.miprv.com/vandalismo-o-protesta-creativa-contra-el-delfinario/

Vándalos y criminales…

En un acto para algunos de magistral creatividad, y para otros de vandalismo y terrorismo urbano, desconocidos “adornaron” los letreros que anunciaban la inminente construcción del controversial delfinario de nuestro alcalde Santini. Los “vándalos” decidieron decorar los letreros del San Juan Dolphin con un leopardo, asunto que no pensaríamos fuera a molestar a quien incluye también felinos asesinos en sus postales de Navidad, pero aparentemente sí le molestó. Además recrearon la famosa escena de Free Willy en que el niño despide a la ballena mientras ella se lanza al mar (graciocísimo, by the way). Entonces, obviamente, el gobierno de San Juan se embarcó en un operativo para encontrar los malhechores y penalizarlos según la Ley indica. “En San Juan no permitimos el terrorismo. Los tiros al aire, asesinatos, corrupción y falta de seguridad son asuntos que se pueden perdonar, pero pintar un letrero y burlarse de indefensos animales no. No lo permitiremos. ” concluyó Santini, personaje residente en El cafecito y quien recientemente luce como un globo a punto de explotar.

Primero dejo que pase, luego lo prevengo…

En una nota de seguridad, el gobierno confirmó que sigue esforzándose por erradicar las drogas de nuestras islas. Con eso en mente se han embarcado en un ambicioso proyecto en el que se proponen inspeccionar TODOS los contenedores que se reciban en los muelles, para confirmar que no estén transportando drogas en ellos. Estupendo y brillante, no sé cual de las dos más. Enhorabuena. En otros temas, el gobierno pondrá postes con luces en las carreteras para que la gente pueda ver de noche.

Chistes mongos…

El puertorriqueño, en general, es como el protagonista de un chiste mongo. Unas personas que ensucian sus propias playas sin ningún problema, que escogen personas como El Chuchin, Evelyn Vázquez o Robertito Vigoreaux para manejar fondos públicos, y que convierten a cualquier persona sin el más mínimo talento en súper estrellas (véase Tito Bambino o Andrea de Castro), ahora resulta que están muy preocupados, ofendidos y alarmados por la dignidad de su país. Esta gente que siempre sabe que Cotto perderá y que el equipo nacional no llegará a ningún lado, hoy alzan su voz en protesta porque un personaje ficticio, en una situación irreal, leyó unas líneas escritas en las que se hacía un chiste, muy malo dicho sea de paso, sobre los puertorriqueños. El chiste en sí hablaba de cómo el personaje en cuestión, un boricua, podría ser buen empleado en una farmacéutica, pues “es puertorriqueño, debe ser bueno vendiendo drogas”. Personalmente me molestó de sobremanera que un canal como ABC permitiese un chiste tan malo ir al aire. Pero eso no es el problema, porque escuchen como digo malo y no ofensivo. Porque es que, primero que todo, un chiste no debe ofender a nadie, puesto que, como su mismo término implica, ¡es un fucking chiste! Pero, bueno, si vas a perder tu tiempo ofendiéndote con un chiste, pues al menos procura que sea realmente ofensivo. En Estados Unidos existen muchos puertorriqueños que venden drogas, eso es un hecho. De hecho, dada nuestra natural sandunguería y lo simpáticos que somos, no dudo que podamos ser los mejores vendedores de estupefacientes de este lado del Atlántico. ¿So? También hay puertorriqueños que han sido cirujano(a) general de la nación, congresistas e incluso jueces del tribunal más alto de ese país. En resumen, quien se ofende es, primero porque no tiene sentido del humor, y segundo, porque ciertamente se siente acomplejado de venir de un país de vendedores  talentosos de drogas. Y pensándolo bien, qué bueno. Que se ofendan. Que se ofendan mucho. Quizás así puedan quitarse las gríngolas de que vivimos en el mejor lugar del mundo y empiezan (empezamos) a mirar al lado y a darnos cuenta de que ofendernos no es la solución a nada. La solución es crear una mejor sociedad, cuestión de que el próximo chiste en el que salgamos no sea tan gracioso. If you catch my drift.

Siempre dando guerra…

A principios del año pasado descubrimos que teníamos un representante con los apellidos Rivera Guerra. Lo descubrimos tras ser atropellado mientras corría bicicleta. Luego lo vimos llegar heroicamente al hemiciclo a prestar su voto a alguna medida importantísima. Con cuellera y todo. Bueno, pues para quien no lo recuerde (todo el mundo), este señor dio mucho de qué hablar aun antes de demostrar sus limitados talentos como ciclista. Hace un tiempo, por ejemplo,  propuso la castración química como remedio contra los agresores sexuales. Como Dios lo quiso. Fue él también quien abogó por la legalización del pitorro. Como Dios lo quiso. Antes de esto, en el 2003, Rivera Guerra sorprendió a sus colegas cuando durante una sesión, gritó un “coño” y dio un puño que rompió el cristal del tope de su escritorio. Su escritorio en el hemiciclo del Capitolio. Vamos, que es una joyita el muchacho. El punto es… que este desconocido personaje agregó un disparate más a su resumé, cuando tras él aceptar que NO había pagado al CRIM por ninguna de sus residencias, que su cobro de luz y agua es irregular, y que no pidió los permisos correspondientes para construir sus propiedades, fue absuelto, perdonado y lavado de cara por la irónicamente llamada Comisión de Ética de la Cámara de Representantes de estas islas en las que habitamos. O sea, reconoció que hizo lo que la Comisión no encontró suficientes pruebas para demostrar. ¿Ustedes me siguen, o también se están riendo de mí?

Posturas gaseosas…

Tras meses, qué meses, años promoviendo, defendiendo y sobre todo justificando la construcción del gasoducto/via verde sobre nuestra isla de Puerto Rico, el gobernador ha dado levemente y por alguna razón su brazo a torcer al respecto al anunciar que no se cierra a otras opciones para bajar el costo de la luz, aun cuando impliquen paralizar la construcción que actualmente se lleva a cabo del susodicho proyecto. Pérate un momento. Tras millones gastados en la construcción, tras páginas y páginas publicadas en los medios exaltando las bondades del tubito de los cojones, ¿ahora está abierto a otras opciones? ¿Se imaginan si este gobierno hubiese estado a cargo de construir las pirámides de Egipto? “Gente, sé que llevan 15 años ahí, pero es que ahora encontramos que hacerlas con adobe en vez de piedra caliza será más eficientes y pensamos que es mejor construirlas con eso, empecemos de nuevo”. #QueVivaLaFiesta

Video de la semana

Hasta dentro de las cosas terriblemente deprimentes, este país encuentra como reírse. Y por eso lo queremos tanto. Video preparado por la gente mala de www.esoez.com.

http://youtu.be/7bQLag8kwQc

Artículos Relacionados:

Sobre el Autor

Orlando Velez

Orlando Vélez

Sir Orlando Vélez reside en el Condado de Santurce de Puerto Rico. Pasa entre 8 a 10 horas al día sacando y redactando ideas del aire en una agencia de publicidad. Es un fanático acérrimo del Real Madrid, tanto así que le puso Guti a su mejor amigo, su Jack Russell Terrier. Le gusta tocar guitarra y sabe exactamente qué hacer si se encuentra un oso de frente. En su tiempo libre, opina sobre cosas relevantes e irrelevantes en distintos medios, sitios de Internet y blogs.

Add Comment Register



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataques personales no serán aprobados.