Cuando las gallinas hacen pipi

Por Maricruz Badía | 1 May 2011

Maricruz Badía y Omar Hassan

Todo está en orden divino, así que, “¡Mami respira!”

Esta nota de Cuando Las Gallinas Hacen Pipi está dirigida a padres contemporáneos, aquellos a punto de serlo y para los que quieren ser, sin distinción de tipos, colores o sabores.  Mi nombre es Maricruz, nací y me crié en el área metropolitana de Puerto Rico.  Llevo ya más de la mitad de mi vida en los Estados Unidos, y desde los últimos 12 años vivo en el condado del Bronx de la ciudad de Nueva York.   Soy la mamá de Omar Hassan, un nene de 7 años.   Vengo de una generación de padres que no hace mucho éramos niños.  Me ha tocado ser madre en una era muy diferente a la de mis papás, a través de experiencias muy distintas, y como muchos otros al estar lejos de mi familia y amistades,  estoy criando a Omar a través de comunidades virtuales.

Soy de una generación de padres cubiertos de tatuajes, en la cual es admirable y muy común ganar el sustento como artista o utilizando nuestros dones creativos.   Nuestros mejores amigos son tías y tíos de nuestros hijos.  Nuestros hijos, a los cuatro años, conocen de temas y entienden cosas que nosotros vinimos a entender en la adolescencia; somos unos nenes de teta en comparación a ellos.

Las familias de mi generación tienen muchas configuraciones: mamás solteras, papás solteros, dos mamás, dos papás, custodia compartida, papá cuida a los hijos y mamá trabaja, diferentes mezclas raciales, culturales, religiosas, agnósticas, ateas, políticas, etc.  En muchos casos nuestro estilo de crianza es muy diferente al de nuestros padres.  Muchos enviamos a nuestros hijos a time-out para que “reflexionen sobre sus acciones”, o somos de la idea que a los niños hay que escucharlos en vez de mandarlos a esperar a que las gallinas meen para poder hablar.  Como padres  muchas veces estamos inventándonos el camino al andar, y por ende a veces andamos con un zendo conflicto mental.

Si se sienten identificados, lamento informarles que esta nota no les va a ofrecer el método correcto de cómo criar a sus hijos.  Mi intención tampoco es ofrecerles consejos.  A través de estas letras virtuales comparto mis inquietudes, anhelos y victorias como la mamá de Omar Hassan.  Mi experiencia como su madre por los últimos 7 años me ha enseñado que lo que funciona para Omar y para mí no va a funcionar para todas las familias.  No creo que exista una forma “correcta” para criar; no creo en los absolutos.  Creo que cada padre o madre tiene las respuestas para sus preguntas  existenciales y de cómo debe criar a sus hijos, esté al tanto de esto o no.  Creo que cada niño y cada padre o madre tienen necesidades particulares.  Sin embargo, en mi opinión, cada familia tiene la mezcla perfecta para sus integrantes.

Aunque nos queramos matar o vivamos en un hogar utópico, estemos en nuestras vidas por un tiempo breve o una eternidad, estemos relacionados biológicamente o no; soy de la idea de que nos escogemos, nos pertenecemos los unos a los otros, y por ende tenemos a nuestra disposición todo lo necesario para descifrar nuestras preguntas.

Omar Hassan llegó sin manual y muchas veces me he jalado los pelos intentándole explicar temas que ni yo misma comprendo. Lo que he aprendido como madre ha sido en el camino.  No soy perfecta, y aún cuando temo que mis errores lo puedan afectar, siempre recibo una confirmación que Omar es un ser estupendo y todo está en orden divino.  Lo que me permite dormir por las noches es la certeza de que Omar escogió a su papá y a mí como sus padres por todas las experiencias buenas y particularmente las difíciles que le vamos a proveer a través de su vida.   Si termina en la oficina de un sicólogo discutiendo su relación conmigo, de seguro esa fue una de sus intenciones al nacer a través de mí.

A los 4 años de edad Omar me dijo, “Mami, hice un buen trabajo al escogerte como mi mamá.”   Desde ese momento estoy convencida de que escogemos a nuestros padres antes de llegar a nuestras vidas para que nos provean de las experiencias que nos van a llevar a aprender algo importante y esencial sobre nosotros mismos.   Con eso en mente, cuando la cosa con Omar se pone bien sabrosa, sólo recuerdo que todo está en orden divino y lo único que tengo que hacer es recordar lo que Omar me dijo a los 3 años cuando le estaba gritando para que saliera de la bañera, “¡Mami respira!”.

Para comentarios, sugerir temas u opiniones envía un correo electrónico a: Maricruz@CoachingYourGreatness.com

Artículos Relacionados:

Sobre el Autor

Maricruz Badía

Maricruz Badía es mamá y entrenadora de vida (Life Coach) comprometida a apoyar que todos realicen su función divina en esta vida. Desde el 2004 Maricruz ha llevado a cabo talleres de transformación personal para el programa de Mujer a Mujer (Woman to Woman Program) de Jóvenes de Nueva York en Riesgo (New York Youth at Risk, Inc.). A través de este programa Maricruz apoya a madres adolescentes, jóvenes y mujeres adultas a realizar sus sueños. Maricruz también maneja las relaciones comunitarias de HITN, una institución latina de medios de telecomunicación educativos en la ciudad de Nueva York. En el 2010 Maricruz lanzó una práctica privada como entrenadora de vida llamada, Coaching Your Greatness. Maricruz vive en el Bronx, NY con su hijo de 7 años Omar Hassan. Maricruz y Omar son productos de su era, ella es mamá soltera y Omar es un niño bi-racial/cultural/espiritual, producto de una mamá puertorriqueña, descrita por Omar, del color de la “vainilla” y un papá afro-americano y musulmán del color del “chocolate”. Omar por su parte es del color del cereal “Honey Nut Cheerios”.

5 Responses to "Cuando las gallinas hacen pipi"

  • Melody Sánchez-Villatoro 08:21 PM 02/5/2011

    Excelente descripción de ésta nueva generación de padres!!! Me identifiqué totalmente! Enhorabuena nos llega esta columna…Exito!!!

  • María Eugenia 03:09 AM 03/5/2011

    Te felicito Mary, me encanta leer tus experiencias. jajaja y me encanta el adjetivo de “Honey Nut Cheerios”…..Es cierto, nuestros niños no llegaron con un librito de instrucciones como nos decian de pequeños. Pero ellos nos educan y nos guian a ser mejores padres día a día con sus maravillosos comentarios y sus acciones en los momentos mas oportunos. Pa’ lante y muhco éxito siempre. Un abrazo y bendiciones. TQM y siempre te recuerdo.

  • Maurico 04:55 PM 03/5/2011

    Me gustó mucho el texto, creo que muchas veces en los libros acerca de estos temas las opiniones de especialistas abundan, lo curioso es que -muchas de la veces también- ni siquiera ellos son padres de familia. Mew encantó el remate final.

  • Maria Celeste 05:32 PM 03/5/2011

    Mi mamá también me dicía que los niños hablan cuando las gallinas mean. Que rabia me daba! Cuándo uno deja de ser niña de su madre? Nunca! Pero en fin me gusta la idea de que uno escoge a sus padres antes de nacer, y tengo mucha esperanza para las próximas generaciones. Bonito artículo y bonita foto!

  • carly 02:21 AM 16/5/2011

    excelente!!! maricruz, this came at a perfect time for me to read. i love the idea that she chose me and her dad. it brings such peace to my heart to imagine that. thanks for sharing your thoughts mama!!!

Add Comment Register



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataques personales no serán aprobados.